Arturo en el huerto

Este drama está sugerido para una temática de mayordomía o fidelidad, puedes leerlo en este post y descargarlo desde aquí Arturo en el huerto

Participantes: Narrador. Personajes: Rey, Arturo, Príncipe

Sugerencias: Ambientar una casa con jardín y huerto

Narrador:

Cierta vez había un Rey sabio y noble que dedicó una parte de su hermosísima propiedad para construir un huerto, un jardín y una casa. El edificó la casa con sus propias manos, luego levantó una cerca alrededor y cerró el portón con un gran candado.

Después de buscar por todo el reino a una persona que viviera en esa casa especial finalmente se decidió por un joven llamado Arturo. Cuando ambos llegaron a la casa, el Rey le dijo a Arturo.

Rey:

Bueno, te he elegido, tu eres el encargado de cuidar la casa. Todo lo que tienes que hacer es mantenerla limpia y cultivar el huerto. Pero ten cuidado de mantener siempre el portón cerrado. No dejes entrar a nadie, a menos que sea un miembro de mi familia. Si necesitas algo llama directamente a mi palacio, llámame por cualquier cosa que necesites y te la enviaré en seguida sin demora alguna.

Narrador:

Con estas palabras el Rey se despidió. Arturo sintiéndose bastante intrigado anduvo por toda la casa y revisó todas las habitaciones, se dio cuenta que el Rey había dejado toda clase de provisiones. Ya era tarde en la noche cuando Arturo terminó de revisar todo y de cerrar las ventanas y puertas, el pensaba como plantaría el huerto. Cuando estaba cerrando el portón escuchó que alguien le hablaba en voz baja.

Extraño:

No lo hagas, no lo hagas.

Narrador:

Arturo mira hacia afuera para ver de donde proviene la voz, pero como no ve a nadie habla en voz alta.

Arturo:

¿Qué no haga que?

Extraño:

No pases todo ese trabajo.

Arturo:

¿Qué es lo que quieres decir?

Extraño:

Si, no pases todo ese esfuerzo, ese Rey es un tirano, el te hará trabajar, trabajar y trabajar, y cuando tengas el huerto listo, el vendrá y se llevará todos los frutos. Y adivina que vas a ganar tú; ¡un tremendo dolor de espalda!

Arturo:

¡Caramba! Yo no pensé que fuera así.

Extraño:

Por su puesto, así es. Yo lo conozco de verdad desde hace mucho tiempo, pero si tu me dejas entrar yo haré el trabajo por ti. Tú podrás recostarte en la terraza y observar desde allí mi trabajo. En poco tiempo habré sembrado el huerto, tu no tendrás que moverte, pero me ayudarás a cosechar las frutas y podrás comer todas las que quieras. ¿Qué te parece?

Narrador:

El Extraño convenció a Arturo y éste lo dejo entrar. Aparentemente el Extraño había dicho la verdad, era un buen trabajador y no un despreocupado. Sabía cavar, sabía sembrar árboles, y pronto el huerto estaba terminado y las frutas listas para ser cosechadas.

Extraño:

Ven Arturo, vamos a probar las frutas.

Narrador:

Las frutas parecían jugosas y Arturo apenas podía esperar para comerlas.

La primera que probó era realmente deliciosa, y la próxima, mejor todavía. Una especia de combinación entre mago, piña y otras frutas deliciosas. Después de haber comido todas las que quería, Arturo se recostó. De pronto empezó a sentir un fuerte dolor de estómago, al poco tiempo estaba tan enfermo que le pareció que nunca mas iba a comer algo. Pero aunque le pareció raro, una hora después volvió a sentir hambre y se dirigió casi instintivamente al huerto para comer más fruta. ¡Estaban tan deliciosas como la primera vez y no podía entender por qué le habian hecho tanto daño! Minutos después de haber comido la última, empezó a sentirse enfermo de nuevo, ¡como si fuera una venganza! Pobre Arturo, se pasó el resto del día recogiendo frutas, comiéndolas y sintiéndose enfermo, y así pasaron los días, las semanas y los meses.

Narrador:

Arturo ya odiaba este proceso, pero no tenía fuerza de voluntad para liberarse de el. Entonces Arturo se acercó al extraño.

Arturo:

¿Cómo se llaman las frutas?

Extraño:

Ah, no te preocupes por el nombre tú sigue disfrutándolas.

Arturo:

Lo que pasa es que no entiendo, si saben tan deliciosas, ¿por qué me siento enfermo después de comerlas?

Extraño: Bueno te voy a decir; esta fruta la encuentras en cualquier temporada, es mi favorita, se llama impureza; esta otra se llama mentira, esta descortesía, esta de aquí se llama robo, esta tan pequeña se llama odio, y aquellas tan lindas se llaman: envidia, celos, orgullo, frialdad y asi te puedo ir dando los nombres.

(El Extraño sale)

Arturo:

No puedo creerlo, como me parezco al extraño, si el Rey me viera no me reconocería, que vergüenza, cortaré todos los árboles, desde la raíz aunque pierda la vida.

Narrador:

Arturo toma el hacha que por no haberla usado estaba mohosa, pero se podía aún leer la frase “Buena resolución”

Narrador:

Con gran determinación, Arturo corrió al huerto y cortó a hachazos todos esos árboles hasta que el huerto desapareció completamente. Las manos le sangraban, las espalda le dolía, pero con todo se sentía bien sabiendo que todos esos árboles habían desaparecido. ¡Todo… excepto las raíces, que todavía existían!

(Entran personajes vestidos de negro y levantan los árboles)

Arturo:

¿Qué pasa? ¡No puedo creerlo! Los árboles han crecido más que cómo estaban cuando los corté y mis manos con estas ampollas que me duelen más, pero tengo mucha hambre y no puedo comer.

(Moviendo la cabeza) Me siento tan enfermo y tan cansado, como pude desobedecer las indicaciones del Rey, como permití que un extraño entrara al huerto, como me dejé convencer tan fácilmente.

Narrador:

Arturo siguió sintiéndose muy mal, arrepentido de haber creído en las artimañas del extraño.

(Arturo preocupado, triste, meditabundo, camina por el huerto. De repente el Príncipe aparece caminando en el pasillo central)

Arturo:

¿Quién viene ahí? ¿Es el Rey? No, pero se parece, ha se ser su hijo, que cicatriz tan fea tiene en su frente, y en las manos, me pregunto ¿qué le habrá pasado?

Príncipe:

“Yo estoy a la puerta, y llamo; si oyes mi voz y me abres, entraré en tu casa y cenaré contigo”.

Extraño:

No, no lo dejes entrar, si lo permites ¡va a destruir todo mi trabajo! ¡No lo dejes entrar!

Narrador:

Eso es lo que necesitaba oír Arturo y sin dudarlo, se adelantó y abrió la reja de par en par y tan pronto el príncipe entró, el extraño salió huyendo. El príncipe no perdió tiempo y rápidamente condujo a Arturo al huerto.

Arturo: (pensando en voz alta)

Que bien me siento con la presencia del Príncipe, me hace sentir seguro, me hace sentir paz y tranquilidad.

Príncipe:

Arturo, esta vez será diferente, trabajaremos juntos, empecemos.

(Dejan todo en un rincón y entran personajes vestidos de blanco a sacar los árboles)

Príncipe:

Este árbol se llama Amor, que es el principio fundamental de todos los valores, y es originado en el Rey.

Arturo:

Este dice Excelencia.

Príncipe:

Si y es la tendencia a mejorar todo lo que haces.

Que te parece este, se llama individualidad, que te ayuda a actuar con autonomía tomando en cuenta solo la voluntad del Rey.

Mira este, tiene por nombre Respeto, este te ayuda a reconocer el valor de todas las personas y de las cosas que el Rey te ha dado.

Arturo:

Este se llama Responsabilidad.

Príncipe:

Al comer de este árbol te ayudará a tomar buenas decisiones para evitar todo lo malo que pasaste.

Este lleva por nombre Justicia y este Templanza y aquel Fe.

Sembraremos éste que te ayudará a ser altruista y compasivo.

Este que se llama Integridad, que es la fidelidad a la voluntad del Rey, y este te hará puro, honesto y auténtico.

Arturo:

Y este es el de la Gratitud, y este el de la Esperanza.

Príncipe:

Correcto Arturo y todos estos te ayudarán a prepararte no solo para esta vida, sino que te prepararán para vivir con el Rey por la eternidad.

Anuncios

One Response to Arturo en el huerto

  1. yimel says:

    hola soy yimel estoy empeando a trabajar con los jovenes de mi iglesia. y nesecito ideas para poder trabajar con ellos. programas ,dramas, juegos biblicos,matutinas y mucho mas. grasias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: