Después de la tormenta viene la calma, y luego otra tormenta

Elías Sánchez Morales

La otra noche mientras caminaba por la calle vino a mi mente esta conocida frase: “después de la tormenta viene la calma” (o la paz), y luego seguí pensando que de la misma manera después del frío viene el calor, luego de la sequía viene la lluvia y después de la noche viene el día. Estas frases son usadas con frecuencia para animar a alguien (o autoanimarse) que está pasando por una situación/es difícil/es, se le quiere decir con ello que “el mañana será mejor que hoy”, se le pretende infundir ánimo y hacerle anhelar lo que vendrá, algo que está en el futuro.
Sin embargo me dije: después de la calma se levantará otra furiosa tormenta, y luego del calor volverá a helar el frío, después de la lluvía la sequía vendrá a arrasar y cuando el día se acabe la oscuridad llegará a reinar, y todo esto es inevitable mientras estamos en este mundo.
Esto no lo digo pesimistamente o para desanimar a alguien, es solo que me puse a reflexionar en cómo es que hemos llegado a poner nuestra esperanza en las circunstancias, en los factores, en el ambiente; neciamente hemos llegado a creer que nos irá mejor cuando todo lo que nos rodea sea mejor y ¿qué cuando algo ande mal?
¿El mañana será mejor? Creo que lo más valioso sería preguntarnos ¿seré yo mejor mañana? ¿Dependeré de las circunstancias ó me sobrepondré a ellas?
Pienso que debemos aprender a disfrutar los momentos favorables y no desanimarnos en las circunstancias adversas. Sí esperemos mejores momentos, pero también seamos conscientes de que aquí todo es pasajero y podrían venir peores cosas.
Jesús lo puso en este orden: mientras sea de día, tenemos que llevar a cabo la obra del que me envió. Viene la noche cuando nadie puede trabajar.<Juan 9:4> Día/Noche
Y Salomón en su Eclesiastés se la pasa diciendo que todo se repite tanto lo favorable como lo adverso.
Así que no pongamos nuestra esperanza ni nuestro optimismo sobre la arena, no nos consolemos con la idea de que el mañana será mejor ni que luego habrá paz, día, lluvia. Pongamos nuestra esperanza en Dios, no en las circunstancias, aprendamos a vivir como Pablo “He aprendido a vivir en todas y cada una de las circunstancias… Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”<Filipenses 4:12,13>
Jesús dijo: Yo les he dicho estas cosas para que en mí hallen paz. En este mundo afrontarán aflicciones, pero ¡anímense! Yo he vencido al mundo.<Juan 16:33> Y cuando este mundo acabe entonces sí se acabará el ciclo y habrá para vivir calma, paz y día eternos.
Bendiciones

Anuncios

2 Responses to Después de la tormenta viene la calma, y luego otra tormenta

  1. nancy says:

    me gusto mucho la reflexion,es cierto a veces nos sentimos solos,desanimados pero un dia todo eso acabara con la venida de nuestro señor jesucristo amen.

  2. Jamal says:

    Me gusto la reflexión Pastor! Muchas Gracias a Dios por su Ministerio. Este parte es mi favorito “Pienso que debemos aprender a disfrutar los momentos favorables y no desanimarnos en las circunstancias adversas. Sí esperemos mejores momentos, pero también seamos conscientes de que aquí todo es pasajero y podrían venir peores cosas.”

    Dios te bendiga!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: